viernes, 17 de diciembre de 2010

Sabías que... La cocción de los alimentos comenzó hace casi 500.000 años a.d.C cuando el hombre descubre el fuego.


Inicialmente, el hombre prehistórico consumía alimentos crudos, dejando de comer alimentos que no podían digerir por su dureza. Entonces, en esta necesidad para poder consumir algunos alimentos, el hombre conoce y descubre el fuego (no lo crea ni lo inventa) ya sea por medio de la erupción de un volcán, un incendio de pajonales o la caída de un rayo. Sin embargo, en sus comienzos, el mayor problema para el hombre primitivo era cuidar y conservar ese fuego que llevaban a las aldeas para mantenerlo encendido, ya que aún no sabían encenderlo ni alimentarlo con combustibles. Cuando entraban en posesión del fuego era probable que nuevamente lo perdieran, por lo tanto, tenían que esperar nuevamente a que la naturaleza les brindara la oportunidad de volver a obtenerlo.




Guardián del fuego

Ahora, por temor a que el fuego se apagara, se nombraron  a los guardianes del fuego, quienes eran los encargados de custodiarlo y no dejar que se apagara. 





Con el paso del tiempo, el hombre primitivo aprendió a encender y a dominar el fuego, lo que significó uno de los avances más importantes de la civilización.





Entonces, el primer método que utilizó el hombre para encender el fuego,

 según se cuenta, fue el del frotamiento de una punta de palo seco sobre

un mismo punto de una madera seca.


Frotamiento para encender fuego
Otro similar consistía en frotar una liana en una ranura efectuada en la madera. El más común fue el de rotación de una punta de palo sobre una madera. 


También se logró encender mediante chispas producidas con piedras que contengan piritas de hierro. 
Además del encendido, se debió resolver el problema de dónde encender y conservar el fuego: sobre piedras, en cavernas, enterrado en un pozo, enterrado en un hueco revestido con piedras.




Con el dominio del fuego, el hombre empezó a darle mas utilidades a este valioso elemento, algunas de estos usos son expuestos por Tomas Unger en el siguiente vídeo:
video

Para continuar, y como le expone Unger, el hombre usaba el fuego para cocinar la comida y así poder comer de todo, ya que éste les permitía transformar algunas proteínas en los alimentos que no son comestibles crudas, pero que con el fuego se podían consumir.


Ahora bien, como lo que compete en este tema, es el de describir como fue la evolución de la cocción de los alimentos (por tal razón se debía explicar el descubrimiento del fuego y su posterior uso en este aspecto), se puede decir entonces que, desde que el hombre descubrió la existencia del fuego, empezó a darle función a este y, por ende, comenzó, entre otras cosas, a cocinar sus alimentos, ya que se dio cuenta que la comida cocida y caliente era reconfortante, y uno de los métodos que empezó a utilizar fue  el de cocinar la carne de los animales que cazaban, poniéndola en una varilla paralela al fuego, apoyada sobre dos parantes verticalesTambién envolvían la carne en abundante barro y la colocaban en un hueco con brasas en la base y también cubierta en la parte superior por abundantes brasas. Y una tercera forma, ya utilizando recipientes, sobre el fuego, para realizar la cocción.
Cocinando con recipientes
A partir del uso de recipientes para cocinar los alimentos, el hombre comenzó a crear y a utilizar ollas para facilitar la cocción; por lo tanto, lo más común era tener una olla colgada de una cadena sobre las brasas, utilizando para otros modos de cocinar parrillas, ollas o sartenes sobre patas.

Con el tiempo aparecieron utensilios específicos, donde el fuego quedaba atrapado, de modo que se aprovechase mejor todo su poder para cocinar, uno de estos elementos fue el fogón.

Fogón

La historia y la implementación del fogón para cocinar los alimentos, data desde la época precolombina (1492), antes de la llegada de los españoles. Éstos son formados básicamente con tres piedras en el suelo, en forma de triangulo y usando pedazos de leñas secas para producir la braza que cuece los alimentos. Antiguamente se usaban basijas de barro, que colocadas encima de las piedras servían para guisar las comidas. Hoy día se usan basijas de metal y aluminio; pailas y ollas.

Este modo de cocina resulta un poco incomodo dado a que el cocinero en el proceso del guisado tiene que mantenerse mayormente ocupado, ya sea revolviendo el guisado o atizando la leña para que arda.

Dado que el fogón era muy incomodo para cocinar, debido a la postura que la persona debía tener para poder cocinar en él, el hombre crea la llamada hornilla, construida con barro, esterilla de guadua entera, cemento, madera o parrillas de hierro a media altura.

Hornilla
Uno de las impedimentos de las hornillas es el humo exagerado que generan, ya que no disponen de ningún sistema para la evacuación del mismo, razón por la cual se construyen un poco alejados de las viviendas; además, estos modelos generan mucho calor y consumo de leña, debido a que no poseen mecanismos que lo aíslen, exponiendo a las amas de casa a problemas de salud y a permanecer mas tiempo en las labores de la casa; limitándoles de esta forma las posibilidades de desempeñar otras actividades. Las ventajas de este modelo, con respecto al fogón, es que la persona cocina más cómoda porque no tienen que agacharse para poder cocinar.

Luego del uso de la hornilla, se crea un nuevo elemento para la cocción de alimentos, este es el anafe, regularmente fabricado con 'hierro colado'. En vez de leña, como su antecesor, usa carbón para mantener el calor y así cocinar los alimentos.

Anafe
Ahora, como es sabido, el hombre trata de buscar lo mejor para su beneficio personal y colectivo, por lo que inventa, lo que ha sido hasta ahora, el mayor y mejor de los utensilios usados para cocinar los alimentos: la estufa, la cual ha tenido diferentes variantes con el pasar del tiempo y con el avance tecnológico, algunas de estas variantes van desde la estufa de gas, la estufa eléctrica y la solar.


La estufa de gas tienen un inyector que deja salir el gas en los quemadores.  La combustión se produce cuando el combustible se mezcla con el oxigeno del aire: la flama resultante nos permite hervir, cocer, freír, asar o fundir los alimentos.
La intensidad de la flama en los quemadores se puede regular con una perilla.

Estufa de gas


Con respecto a las estufas eléctricas, existen de dos tipos: de reducción y de resistencia. La primera de ellas funciona mediante una bobina que es un conductor enrollado, que al pasar corriente por él se induce un campo magnético, haciendo que se caliente el recipiente que se coloque en el quemador.  Los recipientes deben ser de metal con hierro para que esto suceda, pues no funciona con recipientes de vidrio ni de aluminio.
Mientras que en la estufa de resistencia, cuando la energía eléctrica pasa por la resistencia, ésta se calienta y conduce el calor al quemador, donde se colocan los utensilios de cocina. Algunas estufas tienen quemadores de material vitrocerámico que contienen gas halógeno encapsulado en éstos, para hacerlos más eficientes y alargar su vida útil, como en el caso de las lámparas incandescentes.

Estufa eléctrica
Y por último están las estufas solares, que es un equipo que permite cocinar los alimentos utilizando la radiación solar como fuente de energía. Las ventajas de este tipo de estufa es que es una excelente alternativa para lugares donde los recursos energéticos para cocinar son escasos, muy caros o dañinos para la salud, es fácil de usar y no contamina el medio ambiente.

Estufa solar
Cabe mencionar también que la mayoría de las estufas (las que funcionan a gas y las eléctricas) traen un horno integrado, el cual sirve esencialmente para asar y hornear los alimentos. Igualmente, el hombre para aprovechar mejor los espacios de su cocina y en su afán de facilitarse las cosas,  inventa el horno microondas, el cual es usado básicamente para calentar las comidas en un tiempo mínimo y para cocinar algunos alimentos.

Horno microondas
No obstante, el horno microondas no ha sido el único artefacto que el hombre ha diseñado para facilitarle su vida en la cocina, ya que actualmente con el gran progreso que ha tenido la tecnología en diferentes ámbitos y campos de la vida de las personas, se han creado diferentes utensilios para mejorar las labores  domesticas con respecto la cocción de los alimentos. Algunos de éstos elementos son:

  • Flavor Wave platinum oven: Sirve básicamente para descongelar, tostar, gratinar, rostizar, asar, cocinar a la parrilla, al horno o al vapor. 

  • Steam-gourmet: Cocinar con este aparato es muy sencillo, sólo tiene que poner los alimentos, apilar los recipientes, ajustar su práctico temporizador y relajarse, él sólo hará el resto, ahorrará tiempo y energía que puede dedicar a usted y a su familia. Antes de que lo note, la comida para su familia estará lista para servirla.

  • Halogen Oven: Este revolucionario horno, utiliza tecnología halógena infrarroja combinada con un ventilador que cocina los alimentos hasta un 40% más rápido que un horno convencional. Se calienta rápidamente y garantiza una perfecta cocción uniforme.

Lo anterior es, a grandes rasgos, la evolución de los métodos que usa y usaba el hombre para poder cocinar sus alimentos, los cuales van desde el descubrimiento del fuego, hace ya mas de 500.000 años antes de Cristo, hasta la invención de diversos elementos para facilitarle la cocción de los alimentos a las personas.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada